las cosas claras, señor presidente

Guillermo Suarez Mandujano: el poeta zapatero

Publicado: 2018-02-26

Hemos insistido varias veces en que el vals no sólo tiene relación con los barrios populares de Lima, sino con los trabajadores dentro de ellos. Manuel Justo Arredondo, nacido en 1854, fue carpintero. Braulio Sancho Dávila (1881) albañil. El primer vals de la bella recopilación de valses con nombre de mujer que hace Ella Carrasco tiene por autor a un zapatero. Se trata de “Adela” y Guillermo Suarez Mandujano, nacido en 1888. 

La ventaja que tienen los artesanos frente a los asalariados es que son dueños de su espacio. En este caso una zapatería en la calle Los Naranjos en los Barrios Altos. Al cerrar a los clientes se abría a los amigos para hacer peña. En otra nota hemos distinguido, siguiendo a Fred Rohner, entre “ser peña” o sea un establecimiento comercial donde los músicos ganan alguito y “hacer peña”, reunirse a compartir música y canciones. A fines del siglo XIX el vals no había llegado al circuito comercial, se “hacía peña”.

Los valses más conocidos de Guillermo Suarez están dedicados a la mujer. Se trata del ya referido “Adela” y “Bella Mujer”. Jaime Otero Martínez hace una lista de posibles valses de nuestro zapatero:

Adela - Vals (archivo 079)
Bella Mujer - Vals
Despedida a mi madre - Vals
Domitila (Fidel Torrico)(archivo 967)
El Voluntario - Vals
Entre los dos – Vals + de Pedro A. Bocanegra
Isabel - Vals
La Cabaña - Vals
La Volante - Vals
Ricardo Palma (archivo 2361)
Serenata de Pierrot
Soy un cazador - Vals
Tiempos de Oro - Vals

Pero hay que recordar que en aquellos tiempos el sistema autoral no estaba tan definido, de ahí que muchas veces se use el término “Guardia Vieja” para definir el autor. “La cabaña”, por ejemplo, es un vals que está en debate. Hay quienes lo atribuyen a Alejandro Saez. Manuel Acosta Ojeda piensa que es un poema anónimo que Saez encontró en los Almanaques Bristol.

Darío Mejía señala también que "Serenata de Pierrot" (conocido también como "¡Amor, Amor!") fue grabado por la famosa cupletista La Goya para la Víctor en 1912, en Madrid y por las Hermanas Anselmi en septiembre de 1917, en Lima. En el disco grabado por La Goya figuran los apellidos del autor y compositor, y en partituras de la época, publicadas en España, aparece el nombre completo de los autores de aquel hermoso vals Boston, Joaquín Mariño (letra) y José Lucio Mediavilla (música).

Como interprete Guillermo Suarez Mandujano formo dúo con Eduardo Espinell, el que después sería padre del “Rey de las polcas” Pedro Eduardo Espinell Torres. Con él grabó varios discos para la Víctor en 1913. Gracias a la labor de Darío Mejía ahora podemos gozar de ellos

Goza, goza

Los monos

Entre las flores

Lejos de mi tierra

Mi ninfa


Les dejo la letra de “Adela” para vuestro goce literario

Hoy que es un día para mí tan bello
quisiera reflexionar lo del pasado
y si hubiera perdido su destello
sería muy infeliz, muy desgraciado.

Pero si el destino ha querido el gusto darme
al realizar los sueños de mi vida,
pero si el destino ha querido el gusto darme
de realizar en mí una ilusión perdida.

Entre nubes de gloria y hermosura,
rodeada de halagos y querubines,
pintaría tu bellísima figura
del cielo a los últimos confines.

Quisiera ser, Adela, querida
pintor insigne como fue Murillo
para pintar tu imagen con más gracia
y tu inefable rostro con más brillo.

Como ven se trata de cuatro cuartetas rimadas con una clara alusión al barroco español (Murillo). El vals de la Guardia Vieja expresa así una transición entre la influencia española, presente en la letra, y la ruptura con España para adoptar un ritmo austro-alemán.


Escrito por


Publicado en

Me sale espuma

"Quiero escribir, pero me sale espuma"